martes, 2 de agosto de 2011

Dante y la divina comedia

La mexicana es una democracia frágil.

José Cárdenas

No hay política sin reacomodos. Pero los de nuestros partidos son un descaro. No los mueve la búsqueda de nuevas o mejores propuestas. Para nada. Sus movimientos internos obedecen al pleito por la silla presidencial.

Hoy, la energía política no transforma casi nada, pero sí le alcanza a los partidos para darse una buena restirada.

Fundado en 1999 por Dante Delgado, el partido Convergencia agotó su ciclo en 12 años. Ahora decide hacerse cirugía plástica. Presentarse en 2012 como Movimiento Ciudadano, del brazo de la Morena, el Movimiento de Renovación Nacional, centro rector de la alianza a favor de la candidatura de Andrés Manuel López Obrador.

¿Qué es más deshonesto, la entrega total a la Morena, incluido el secuestro del águila juarista, mascota de la presidencia legítima, o seguir parasitando desde una independencia imposible?

Los realineamientos se deciden arriba, pero se operan abajo, como actos “espontáneos” de simpatizantes.

Jesús Ortega, el ex presidente del PRD, organiza la adhesión de los “Demócratas de Izquierda” a favor del jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard. Cierran filas ante el próximo divorcio necesario entre ebrardistas y tribus (des)controladas por AMLO.

En el PAN los reacomodos danzan a ritmo de vals. Dos abiertos precandidatos en el gabinete federal, Alonso Lujambio y Ernesto Cordero, usan doble cachucha. No ven, o no quieren ver, ni ellos ni sus grupos de apoyo, que ser secretarios de Estado y precandidatos no les significa ganancia alguna en las encuestas. Importantes panistas se incomodan por esto. Ponen de ejemplo a Santiago Creel.

Definidas sus candidaturas este fin de semana, Luisa María Calderón (PAN), Fausto Vallejo Figueroa (PRI) y Silvano Aureoles (PRD, PT, Movimiento Ciudadano) contienden en Michoacán. El pronóstico: elección cerrada con un tercio de la votación para cada uno.

Aureoles sabe que la fuerza de El Peje no basta para ganar, pero puede hacer perder a cualquier candidato de izquierda que carezca de la bendición “tropical”.

El engallado presidente del PRI, Humberto Moreira, ofrece irse a vivir a Morelia hasta las elecciones del 13 de noviembre, “cuando gane Fausto”, asegura.

La mexicana es una democracia frágil. Derrama desplantes, acomodos, reacomodos y oportunismos. Cualquier cosa menos compromisos a la altura de la demanda social y de los problemas del país. Además, es una democracia muy cara. El costo electoral, en los últimos 11 años, ha sido de 117 mil 464 millones de pesos, incluido el financiamiento a los partidos y los gastos del IFE, el TEPJF y la FEPADE.

En vez de elecciones cada vez más concurridas vamos hacia una democracia cada vez más desnutrida por el cáncer de la desconfianza.

Así, la política resulta una divina comedia.

MONJE LOCO. El beso de Javier Sicilia causó efectos en el senador Manlio Fabio Beltrones, comentan con picardía diputados priistas en San Lázaro. Así explican la insistencia del sonorense para acelerar la reforma política. Ni ellos ni su líder, Francisco Rojas, están convencidos de las candidaturas ciudadanas y otros subtemas, como la representación proporcional, que le pueden meter ruido al chicharrón del puntero Enrique Peña Nieto. Ya se sabe, ya se supo.

En Michoacán juegan para el 12

En Michoacán juegan para el 12

Con el triunfo muy amplio de Luisa María Calderón, en el PAN, la hermana del Presidente definirá muchas cosas dentro de ese partido.

Jorge Fernández Menéndez

En Michoacán se dará una lucha política que tiene muchos paralelos con las que se vivirán en distintos puntos del país, en julio del año próximo, los comicios presidenciales. Tres candidatos competitivos, corrientes internas fuertemente representadas por cada uno de ellos; una situación volátil en términos de seguridad, con grupos criminales que participan, y fuerte, en el proceso político (y lo han infiltrado), pero que también se encuentran en un punto de inflexión en su correspondiente combate con las fuerzas de seguridad. Todo eso lo encontramos en Michoacán para las elecciones de noviembre, donde Silvano Aureoles es ya el candidato del PRD, Luisa María Calderón del PAN y Fausto Vallejo del PRI.

Los tres son competitivos, cualquiera de ellos puede ganar la elección y todos tienen costos que sobrellevar. Aureoles no parecía la principal opción del gobernador Leonel Godoy, pero eso no debería afectar al senador perredista. La imagen del gobierno de Godoy, entre la violencia, el michoacanazo, la situación de su medio hermano Julio César, prófugo de la justicia, y la evidente falta de control en el estado, no son la mejor carta de un candidato perredista. Aureoles querrá competir con un perfil muy independiente de Godoy y deberá hacerlo, además, con un difícil, complejo, marco de autonomía respecto a Marcelo Ebrard y Andrés Manuel López Obrador, porque su campaña transcurrirá durante la lucha interna, cada vez más abierta y menos amistosa, entre los dos precandidatos perredistas. Y Michoacán, en ese proceso interno, significa muchos votos, al mismo tiempo que constituye, junto con el DF y Guerrero, prácticamente las únicas posiciones reales de poder del perredismo. Mantenerse al margen de la lucha interna será casi tan complejo como ganar la elección y en buena medida determinará el desempeño de Aureoles.

En el PAN, el triunfo muy amplio de Luisa María Calderón, la hermana del presidente Calderón, también definirá muchas cosas dentro del panismo. Luisa María le ganó dos a uno a Marko Cortés, el joven dirigente panista que contaba con el respaldo de Santiago Creel. El presidente Calderón no intervino en el proceso, pero el peso del apellido, independientemente de la carrera propia que ha tenido la ahora candidata, no sólo vuelve competitivo al partido en la entidad, sino que también tendrá repercusiones en el proceso interno del panismo en la búsqueda de la candidatura presidencial.

A estas alturas parece estar muy claro que en esa lucha no podrán seguir subsistiendo tantos precandidatos y que, al final, todo se terminará concentrando en sólo dos de ellos: en el ámbito del calderonismo propiamente dicho, estará entre Ernesto Cordero y Alonso Lujambio; fuera de él, entre Josefina Vázquez Mota y Santiago Creel.

Los movimientos en la superestructura de poder que se han dado en torno a Cordero (con gobernadores y alcaldes) y la decisión de ir por la candidatura en un plazo relativamente corto, lo mismo que el apoyo que le podrían dar otros precandidatos renunciantes, podrían inclinar la balanza a su favor, pero Lujambio sigue realizando su trabajo y no se bajará de la competencia si no observa condiciones favorables. En el terreno opuesto, creo que Creel se puede equivocar polarizando las cosas en el proceso: sus declaraciones en contra de Cordero y Luisa María Calderón pueden ir en contra de sus propios intereses y de los de su partido; un PAN debilitado por 12 años de poder, lo que menos necesita es dividirse en la búsqueda de una candidatura. Josefina se alejó de esas disputas (no intervino aparentemente para nada en el proceso interno de Michoacán, por ejemplo) y creo que al final la decisión panista estará entre ella y Cordero o Lujambio.

En el PRI, por lo menos en Michoacán, no están sufriendo por esa situación. Fausto Vallejo es un candidato consolidado, que dejó la alcaldía de Morelia con índices de aprobación muy altos y que no tuvo, en los hechos, mayor oposición interna. El priismo se volcará a la campaña michoacana porque saben todo lo que pueden ganar recuperando una entidad que ha estado durante años bajo control perredista y es la tierra del presidente Calderón.

El PRI colocará en cada distrito, en cada municipio, a cuadros locales y nacionales que buscarán controlar el proceso, porque saben que pueden apostar con posibilidades altas de triunfo.

Si llegara a ganar Vallejo, no cambiarán las cosas en el proceso interno del PRI, pero ello consolidará a Moreira de cara al destape priista y la campaña electoral federal.

Marcelo: “No soy de izquierda”

Marcelo: “No soy de izquierda”

Les compartimos la carta que le envió Ebrard a AMLO el 14 de marzo del año 2000, en la que advierte: “Ni yo ni el PCD somos de izquierda”.

Ricardo Alemán

El pasado domingo, durante el destape formal de su aspiración como candidato presidencial, Marcelo Ebrard dijo que el cambio en México vendrá sólo de la visión progresista de las fuerzas de izquierda.

Además, y en alusión al candidato Enrique Peña Nieto, el mandatario capitalino dijo que “el regreso al pasado” no es la alternativa “para el futuro”. Y al final del evento y frente a ciudadanos identificados como “demócratas de izquierda”, Marcelo Ebrard arengó precisamente a favor de las fuerzas de izquierda.

Es decir, que Marcelo Ebrard se asume como un gobernante, político y candidato presidencial que milita en la llamada izquierda mexicana. Y por supuesto que, en tanto ciudadano con derechos plenos, tiene todo el derecho de abrazar la ideología que le plazca y le convenga.

Lo curioso, sin embargo, es que pocos saben cómo se produce esa mutación, casi simbiótica, que lleva a un político como Marcelo Ebrard, del PRI de Carlos Salinas, a las posturas centristas del Partido de Centro Democrático de Manuel Camacho, y al otro extremo, el de la izquierda de AMLO, del PRD y, claro, de Los Chuchos. ¿Qué le debe ocurrir a un político como Ebrard, para experimentar una mutación ideológica de esa magnitud? Lo cierto es que no se requiere mucho para llegar a una conclusión.

Lo cierto es que el cambio de piel del PRI de Salinas, pasando por el centro ideológico y la llegada a la izquierda trasnochada de AMLO, se explica con sólo dos palabras: “El poder”. Es decir, que la búsqueda del poder hace posible el milagro de la mutación ideológica extrema.

Todos saben que el grupo político de Manuel Camacho y Marcelo Ebrard prácticamente fue echado del PRI y del poder luego de la postulación de Luis Donaldo Colosio como candidato presidencial y de su posterior asesinato. Entonces Manuel y Marcelo crearon el Partido de Centro Democrático, que tuvo su primera incursión electoral en el año 2000. ¿Pero, qué creen?

En efecto, que en ese año, AMLO “invitó” a Marcelo Ebrard a dejar su candidatura como jefe de Gobierno del DF y le propuso aliarse a su propia causa. Hoy les compartimos algo de la carta que le envió Marcelo a AMLO el 14 de marzo del año 2000, en la que acepta la invitación, pero le advierte: “Ni yo ni el PCD somos de izquierda”. Y, más aún, le exige a AMLO que se aleje del radicalismo y se aproxime al centro ideológico.

En el cuarto párrafo de la citada carta, Marcelo Ebrard reconoce que la disputa por el DF será “con el aparato político completo del PRI y el respaldo político de la Presidencia de la República, alarmados como están por el desplome de su candidato a la Presidencia”. Por esa razón acepta la invitación de AMLO.

Y dice: “De ahí que esté dispuesto a considerar la propuesta que haces a fin de cerrarle el paso a la restauración del viejo PRI y sus alianzas con la alta burocracia y los intereses que representa. Para ello, habría que abordar, en primer lugar, cuál es el proyecto político y de gobierno en la ciudad, en el que podríamos coincidir el centro y la izquierda, acercando posiciones a partir del reconocimiento pleno de las diferencias que existen en nuestras posiciones.

“Ni yo ni el PCD somos de izquierda. Nos diferencia que nosotros creemos en una economía moderna con garantía de legalidad a la propiedad y a la actividad del capital. Pensamos que las finanzas públicas deben ser equilibradas y el ejercicio del gasto público prudente y disciplinado.”

Más adelante, Marcelo Ebrard dice: “Me parece que la mejor manera de llegar a un compromiso entre el centro y la izquierda podría ser, en consecuencia, suscribiendo un pacto para establecer las bases de la nueva gobernabilidad de la ciudad (…) dicho de otro modo, para mí y para el partido que represento, un posible acuerdo a favor de tu candidatura tendría que ser la consecuencia de un compromiso de carácter estratégico entre las fuerzas que representamos e implicaría el acercamiento de tu posición y plataforma hacia el centro del espectro político, así como el inicio en la ciudad de una estrategia común de las oposiciones frente al régimen nacional vigente”.

Con ese intercambio epistolar quedó sellada la alianza político-electoral entre el grupo de Camacho y Marcelo con AMLO. Y, claro, el objetivo era derrotar al PRI. Hoy, 11 años después, Marcelo ya no habla “del centro” y se identifica como “de izquierda”. Lo cierto es que sigue siendo un liberal de centro, como lo demostró el pasado domingo. Pero AMLO y la izquierda también tienen su historia. Pronto la conoceremos.

López Obrador ya tiene su partido

López Obrador ya tiene su partido; Convergencia adopta a Morena

Le entregan pautas, usan sus símbolos y cambian estatutos; niegan que el propósito sea impulsarlo y dejan la puerta abierta a Ebrard

Leticia Robles de la Rosa y Aurora Zepeda
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7



CIUDAD DE MÉXICO, 2 de agosto.- Apenas pasaron unas horas de la presentación del grupo Demócratas de Izquierda —que impulsa a Marcelo Ebrard rumbo a 2012—, y Andrés Manuel López Obrador ya cuenta con la estructura del partido Movimiento Ciudadano (MC), nuevo nombre de Convergencia.

Esta agrupación le ha entregado sus pautas comerciales en radio y televisión, y puede darle los recursos presupuestales para competir nuevamente por la Presidencia de la República.

Además, incorporó a su escudo el águila juarista, símbolo que ha empleado López Obrador y que ya utiliza el Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

“Es un águila universal”, dijo Alejandro Chanona, de la Comisión Operativa Nacional del MC.

En el debate de la reestructuración de Convergencia, la primera propuesta para el nuevo lema fue: “Por el bien de todos primero los pobres”.

Cambios a Convergencia quedan a modo de AMLO

A sólo unas horas de que el ala moderada del PRD creara el grupo Demócratas de Izquierda para apuntalar a Marcelo Ebrard en sus aspiraciones presidenciales, Andrés Manuel López Obrador cuenta ya con la estructura del partido político Movimiento Ciudadano, que sustituye a Convergencia.

Este partido le ha entregado al tabasqueño sus pautas comerciales en radio y televisión, y puede darle recursos presupuestales para competir otra vez por la Presidencia de la República.

Ayer concluyó el proceso de transformación de Convergencia a Movimiento Ciudadano, que recuerda por su logotipo al Movimiento Regeneración Nacional (Morena), creado para acompañar a López Obrador en su carrera hacia la candidatura presidencial.

El logotipo incluye el águila juarista, que utiliza el llamado gobierno legítimo de López Obrador y el propio Morena.

A pesar de que los dirigentes de Movimiento Ciudadano aseguraron que este cambio no está diseñado para fortalecer las aspiraciones de López Obrador, pues dejaron la puerta abierta a Marcelo Ebrard en caso de que gane la candidatura de la izquierda unida, en los hechos, este partido con nuevo nombre tiene su apuesta en el tabasqueño.

Desde hace varios meses, toda la pauta comercial en radio y televisión fue entregada a la causa de López Obrador para promover sus campañas, tanto en spots como en los espacios ampliados que tienen los partidos políticos para su promoción.

Hasta el momento, ninguna de esas prerrogativas han incluido la promoción de los logros del Gobierno del Distrito Federal o del propio Marcelo Ebrard.

Además, el voto unánime que permitió estos cambios y apagó la protesta interna encabezada por Alberto Esteva Salinas, funcionario del Gobierno del Distrito Federal, Margarita García García y Mario Mendoza Flores, entre otros, no le asegura la tranquilidad interna, pues aun cuando les compartieron el poder del partido, con algunas posiciones, este grupo apuesta por Marcelo Ebrard, igual que lo hacen cientos de militantes que pretenden caminar hacia el ala moderada de la izquierda.

De igual forma, el partido político Movimiento Ciudadano contará con la presencia en su estructura de Leonel Cota Montaño, ex presidente nacional del PRD, aliado de López Obrador y adversario de Los Chuchos y el propio Marcelo Ebrard en la estrategia de alianzas electorales y elección de candidatos en las más recientes contiendas por gubernaturas.

Así, además de entregarle a López Obrador todos sus espacios en radio y televisión, también jugó con él la decisión de romper la alianza electoral que pretendía Ebrard en el Estado de México; de igual forma, expulsó de sus filas a quienes expresaron, en Veracruz, simpatías por el jefe de Gobierno capitalino.

Sin incondicional

El ahora coordinador de la Comisión Operativa Nacional (que sustituye al Comité Ejecutivo Nacional), Luis Walton, aseguró que tienen dos precandidatos para 2012: Marcelo Ebrard y López Obrador, y negó apoyo incondicional al tabasqueño.

Opinó que Marcelo Ebrard está en su derecho de iniciar su promoción como precandidato al referirse a la presentación de Demócratas de Izquierda.

Además durante la Convención Nacional Democrática, que se celebró ayer, se aprobó la política de coaliciones.

Durante su discurso, ya con el nuevo cargo de coordinador de la Comisión Operativa Nacional, Walton Aburto subrayó que el partido se abrió a la ciudadanía “para que sean los propios ciudadanos los que tomen en sus manos el futuro del país”.

Agregó que los militantes de este nuevo partido político “abonaremos a la unidad de las fuerzas progresistas, a una gran alianza con la sociedad para contribuir a la transformación de este país”.

Emblema compartido

Walton Aburto, sobre la elección del águila juarista como emblema, mismo que utiliza López Obrador en su movimiento político, dijo:

“De ninguna manera están los dados cargados (hacia López Obrador) y el águila juarista es una representación como el águila actual, sigue siendo nuestro símbolo nacional”.

En entrevista, Alejandro Chanona, participante en la reestructuración de los estatutos y el emblema dijo a Excélsior que “no es que haya un pirateo, nosotros consideramos que es un símbolo que también hemos enarbolado, hemos trabajado en su diseño cuando surgió el movimiento de resistencia pacífica en el 2006, donde sin duda, los talentos de Convergencia fueron proponiendo ciertos símbolos importantes a lo que se convirtió en el gobierno legítimo de Andrés Manuel López Obrador”.

“Era el águila que veníamos compartiendo con el movimiento de Andrés, pero es un águila universal porque es el águila juarista”, sostuvo.

Los cambios

Con las modificaciones realizadas el domingo pasado, lo que antes era la Asamblea Nacional pasó a ser la Convención Nacional Democrática, máximo órgano de gobierno de este partido polítio que antes contaba con 625 delegados y ahora tendrá 642 integrantes.

Otro órgano de dirección y control que quedó integrado por elección de la Convención Nacional Democrática fue la Coordinadora Ciudadana Nacional, que sustituye a la Comisión Política. Sus 50 miembros constituyen el órgano ejecutivo, con carácter colectivo y permanente, del Movimiento Ciudadano. Se constituye para representarlo en todo el país, así como para dirigir y orientar el trabajo político en todas sus instancias. Funcionará de forma colegiada y combinará la dirección colectiva con la responsabilidad individual.

En tanto, por unanimidad fueron electos los nueve miembros de la Comisión Operativa Nacional, órgano que sustituye al Comité Ejecutivo Nacional. Esta comisión, cuyos miembros durarán en el cargo por un periodo de tres años, tiene la representación política y legal del Movimiento Ciudadano y de su dirección nacional.

Son sus integrantes Luis Walton Aburto, Armando López Campa, Alejandro Chanona Burguete, Juan Ignacio Samperio, Nelly Vargas Pérez, Margarita García García, Ricardo Mejía Berdeja, Jaime Álvarez Cisneros, José Juan Espinoza Torres. Luis Walton fue electo el coordinador de esta Comisión.

Modificaciones

El Consejo Ciudadano Nacional sustituye al Consejo Nacional y es la autoridad máxima del Movimiento durante el receso de la Convención Nacional Democrática.

Está integrado por miembros de la Coordinadora Ciudadana Nacional, de la Comisión Operativa Nacional, los Coordinadores Regionales, un representante de cada una de las Comisiones Operativas Estatales y de los Consejos Ciudadanos Estatales, entre otros.

Para la elección presidencial y de Congreso se podrá aliar con los “partidos políticos progresistas y organizaciones sociales afines.

La comisión operativa, una comisión negociadora de candidaturas buscarán consolidar el mejor perfil del candidato que deberá ser abanderado por los partidos progresistas.

También se establece que los candidatos de Movimiento Ciudadano deberán encabezar las fórmulas al menos de 75 distritos electorales y para Senadores, se buscará la primera posición de fórmula en al menos ocho estados y la segunda en cuatro entidades.

Pide Estados Unidos una reforma migratoria integral

Pide Estados Unidos una reforma migratoria integral; 'es el momento', aseguran

Ante las nuevas tendencias donde menos mexicanos viajan ilegalmente a EU y son más los que nacen y permanecen allá, el Centro de Políticas Migratorias concluye que es hora de transformar la mera aplicación de esfuerzos por expulsar a los inmigrantes


CIUDAD DE MÉXICO, 2 de agosto.- Ante la baja en el número de mexicanos que emigran ilegalmente a Estados Unidos y el aumento de connacionales que nacen allá y de los que no regresan a nuestro país, el Centro de Políticas Migratorias concluyó en un informe que es hora de una reforma migratoria integral.

Recientemente, el Instituto de los Mexicanos en el Exterior informó que los migrantes mexicanos y centroamericanos que viven en Estados Unidos son en su mayoría hombres jóvenes con bajos niveles de escolaridad.

En un estudio elaborado por el Instituto de Política Migratoria (MPI, por sus siglas en inglés), la dependencia informa que el 62 por ciento de las personas en situación ilegal que viven en territorio estadunidense son mexicanos.

Los mexicanos y centroamericanos en general presentan un bajo nivel de conocimiento del inglés y altas tasas de participación en el mercado laboral, pero la mayoría ocupan puestos de baja remuneración salarial, dijo el informe "Inmigrantes mexicanos y centroamericanos en Estados Unidos".

Ayer, el diputado José González Morales, del grupo parlamentario del PRI, y representantes de la organización política Paisanos Mexicanos en Alianza (PMA), solicitaron abrir un diálogo nacional sobre la problemática de los migrantes.

En conferencia de prensa, el presidente de PMA, Alfonso Zapata acompañado del legislador del PRI, aseguró que se necesitan grandes acuerdos para atender los problemas que enfrentan los migrantes, como lo es el acceso restringido a la educación.

El nuevo orden mundial de la deuda soberana

El nuevo orden mundial de la deuda soberana: sube Brasil, cae EE.UU.

MATTHIEU WIRZ y MATT PHILLIPS

Las otrora claramente demarcadas fronteras en los mercados de bonos se están borrando.

En momentos en los que la calificación de la deuda pública estadounidense sigue bajo amenaza y la crisis de la deuda europea prosigue su curso, los inversionistas y los diseñadores de políticas afrontan cambios fundamentales en los mercados globales de deuda.

Muchos de los denominados países emergentes, que habitualmente han debido pagar tasas de interés más altas al ser percibidos como más riesgosos, ahora están pagando lo mismo para financiarse que las economías desarrolladas, y a veces menos.

Los inversionistas parecen ver a México y Brasil como menos riesgosos que los países de los que alguna vez fueron colonias: España y Portugal.

El actual debate sobre el límite de la deuda en Estados Unidos ha elevado el costo de los seguros contra una posible cesación de pagos de los bonos del Tesoro del país—que durante mucho tiempo fueron considerados una inversión exenta de riesgos— por encima de la deuda equivalente brasileña.

[wsjamd1801]

Aunque la situación es consecuencia de las crisis que afligen a ambos lados del Atlántico, muchos dicen que también es parte de una transformación más amplia y permanente en la forma en que los inversionistas perciben el riesgo de la deuda pública y la forma en que cobran por ese riesgo.

"El cambio que hemos observado es bastante significativo. Y pienso que es algo que seguirá, incluso luego de que se resuelva este período de crisis", dijo Mauro Leos, encargado regional de crédito latinoamericano de la calificadora de riesgo Moody's.

Como el alboroto en Washington ha dejado en claro, ni siquiera los valores del gobierno de EE.UU pueden ser considerados como completamente libres de riesgo. Y el rescate de Grecia, que probablemente deje pérdidas para los inversionistas, está siendo visto como un modelo a seguir para otras reestructuraciones de deuda en la región.

Esto está obligando a los inversionistas y a los estrategas de inversión a cambiar la forma en que evalúan la deuda de los países desarrollados. En vez de limitarse a tomar en cuenta el crecimiento y la inflación cuando juzgan el valor de un bono de, digamos, Italia, muchos tienen que enfrentar por primera vez la posibilidad de que realmente no se les pague.

"En los mercados desarrollados, lo que importaba era analizar el ciclo de los negocios y en los mercados emergentes había que analizar la solvencia. Ahora no es así. Ahora se trata de hacer ambas cosas para ambos grupos de países", señala David Rolley, coadministrador del fondo de renta fija Loomis Sayles Global Bond.

Esto podría significar que, en última instancia, las economías desarrolladas, incluida la de EE.UU, podrían tener que pagar extra por el riesgo percibido, por mínimo que sea, de que no puedan devolver sus préstamos.

En el mercado de seguros contra cesaciones de pagos (conocidos como credit default swaps o CDS), el costo de asegurar 10 millones de euros (US$14,4 millones) en bonos estadounidenses durante un año ascendió a 80.000 euros (US$115.000) el jueves 28 de julio. En comparación, el costo anual de asegurar una cantidad similar de bonos brasileños se ubicó ese día en US$45.000.

Estos contratos para papeles estadounidenses están denominados en euros y a menudo operan en Europa debido a que el dólar presumiblemente perdería gran parte de su valor en el improbable escenario de que EE.UU no pagase sus deudas.

En todo caso, no hay que perder de vista que el mercado de estos CDS es pequeño e ilíquido en comparación con el de bonos. Pero hay señales similares provenientes de la negociación de valores. El bono de referencia mexicano a 10 años tuvo un rendimiento de 6,74% la semana pasada, en comparación con 6,03% del bono equivalente español. El bono brasileño a 10 años tuvo un rendimiento de 12,61% en comparación con el 12,24% del portugués.

Por supuesto, puede ser engañoso comparar rendimientos de bonos entre países, dadas las diferentes tasas de inflación, niveles de crecimiento económico y políticas de los bancos centrales. También es demasiado pronto para escribir el obituario de los principales países del Grupo de los 10, como Alemania, Francia, EE.UU y el Reino Unido. Todos retienen su calificación de triple A y son ampliamente considerados como los refugios más seguros para los compradores de bonos.

Las economías desarrolladas han sobrevivido a anteriores problemas, como la crisis bancaria sueca de comienzos de los 90, y algunos países emergentes— como Venezuela y Ecuador— siguen siendo perjudicados por ciclos políticos volátiles y por los altibajos en los precios de las materias primas.

Incluso entre los países mejor administrados, como Brasil, China e India, el ingreso de la inversión extranjera ha llamado la atención entre algunos observadores experimentados que recuerdan cómo pasados flujos de capitales "golondrinas" presagiaron estallidos de burbujas.

El acuerdo tendría un leve efecto negativo

El acuerdo tendría un leve efecto negativo en el PIB de EE.UU.

SARA MURRAY y CONOR DOUGHERTY

El acuerdo bipartidista para elevar el límite de endeudamiento y reducir el déficit fiscal de Estados Unidos podría tener un efecto ligeramente negativo en el crecimiento de los próximos 12 meses, en un momento en que la recuperación sigue siendo frágil.

El pacto, sin embargo, también podría apuntalar la confianza entre los inversionistas, empresas y consumidores al eliminar la incertidumbre sobre si Washington actuará a tiempo para impedir una cesación de pagos y avanzar hacia la reducción del déficit fiscal. "El efecto será casi mínimo hasta fines de 2012", opina James O'Sullivan, economista de MF Global. "Los efectos indirectos, en todo caso, deberían ser positivos".

[wsjamd1802]

La legislación elevaría el límite de endeudamiento del gobierno a US$14,29 billones (millones de millones) en tres etapas y reduciría el gasto federal en hasta US$2,4 billones durante una década.

La primera ronda de recortes de gastos entraría en efecto en el año fiscal 2012, que comienza el primero de octubre. El gasto discrecional, que está sujeto a la aprobación parlamentaria cada año, se reduciría en US$25.000 millones, o 2,1% en comparación con el monto proyectado en marzo por la Oficina de Presupuesto del Congreso, un organismo independiente.

Tales recortes reducirían el crecimiento estadounidense entre 0,1 y 0,2 punto porcentual, según analistas. Aunque la cifra puede parecer insignificante, la economía se expande a un ritmo tan lento que algunos analistas temen que la recuperación se estanque. El Producto Interno Bruto (PIB) de EE.UU. creció apenas 0,4% anual en el primer trimestre y 1,3% en el segundo. El desempleo, entretanto, se mantiene en 9,2%.

El sector manufacturero, a su vez, apenas se expandió en julio, una señal de que un motor que impulsó la recuperación está perdiendo fuerza.

El índice manufacturero que elabora el Instituto de Gestión de Suministros (ISM) a partir de una encuesta entre los gerentes de compras que calcula la actividad en fábricas y otras plantas industriales, se ubicó en 50,9% en julio, por debajo del 55,3% de junio. Cualquier valor por encima de 50 indica una expansión, por lo que el nivel de julio—el más bajo desde julio de 2009— muestra que el sector llega al segundo semestre a paso de tortuga. "Claramente, no es un buen comienzo", dijo Brad Holcomb, responsable del informe de ISM.

La noticia se suma a una serie de datos que muestran que después de un largo ciclo durante en el cual repusieron sus inventarios, las fábricas en EE.UU. y otros países están recortando su producción ante una menor demanda.

Otra medición mostró que la confianza del consumidor cayó bruscamente en julio en relación con el mes anterior y los expertos dijeron que es probable que algunos de los declives se expliquen por las disputas en Washington.

El informe manufacturero contiene más noticias preocupantes. Todos los componentes del índice, desde la producción hasta las entregas de proveedores y el empleo, cayeron durante el mes. Motivo de particular preocupación fue el índice de nuevos pedidos, un cálculo sobre el futuro nivel de actividad, que descendió a 49,2, su primera contracción desde junio de 2009. "No deberíamos estar en un punto de la recuperación en el cual se produce un repliegue en los indicadores de actividad futura", opinó David Greenlaw, economista de Morgan Stanley. Agregó que el informe pone en duda los pronósticos de numerosos economistas que apuntan a una aceleración del crecimiento en la segunda mitad del año.

Algunos economistas sostienen, no obstante, que la alta deuda federal de EE.UU. es un lastre sobre la economía y que reducir el déficit impulsaría el crecimiento al liberar capital para uso privado.

El acuerdo impone recortes por US$47.000 millones en los gastos discrecionales en el ejercicio fiscal 2013, lo que representa una reducción de 3,9% con respecto a las proyecciones de la Oficina de Presupuesto del Congreso.

El plan también incluye un compromiso inicial durante 10 años para reducir el gasto en US$917.000 millones al fijar un límite para los gastos discrecionales, lo que no aplicaría a los gastos en las guerras de Afganistán e Irak y permite ajustes para gastos de emergencia. El plan incluye una reducción de US$350.000 millones en otros gastos de defensa.

La ley también crea un comité bipartidista en el Congreso que buscará recortes adicionales por US$1,5 billones (millones de millones), evitando afectar a los beneficiarios de los programas de Seguro Social y los planes de salud estatales Medicaid y Medicare.

"Es un buen primer paso hacia una significativa consolidación fiscal", dijo este lunes Kevin Hassett, economista en el American Enterprise Institute, de tendencia conservadora, cuando la Cámara de Representantes se preparaba para votar sobre el acuerdo. "Asumiendo que sea aprobado, entonces debería haber un suspiro de alivio", opinó.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario